miércoles, 26 de noviembre de 2008

Muerte por robar, multa por violar

Policía detiene a presuntos violadores de Yayani
La Fuerza Especial de Lucha Contra Crimen (Felcc) de Quillacollo echó por la borda la sanción económica de 3 mil bolivianos impuesta por la población de Yayani (provincia Ayopaya, Cochabamba), tras un proceso de justicia comunitaria, al detener a los dos presuntos violadores para que respondan ante la justicia ordinaria.
Los familiares de las víctimas acudieron a la Defensoría de la Niñez de ese municipio, ya que no se cuenta con esa entidad en la provincia Ayopaya, donde ocurrió el hecho.
En tanto, los acusados Pablo Mamani Fernández, de 26 años, y Modesto Durán Costana, de 39, permanecían hasta el cierre de esta edición en celdas de la Felcc de Quillacollo, en calidad de "depositados por el Ministerio Público", según fuentes de esa repartición policial.
Entre tanto, los dirigentes que encabezaron el cabildo del lunes realizado en la cancha de la comunidad Yayani y que recibieron los 3 mil bolivianos de los acusados por el resarcimiento de los daños, no habían definido dónde iría destinada la suma, por el contrario se mantuvieron herméticos. (leer +)
Otra muestra de que la denominada "justicia comunitaria" es primitiva, absolutamente falible, y está a la merced de los intereses de los propios comunitarios. Resulta que además de no linchar a todo delincuente, o quizás darle unos buenos latigazos como utópicamente afirman los defensores de éste tipo de procesos simples y retrógadas, decidieron sacar unos buenos pesitos al asunto, prácticamente vendiendo la dignidad de la víctima. Otra sería la situación si uno de los comunarios hubiera sufrido el robo de cualquier objeto, el culpable sería muerto luego de horas de tortura y agonía. Al parecer a éste pueblo no le interesa mucho el bienestar físico y emocional de niños, niñas y adolescentes.

5 comentarios:

Don Juan de Sarco dijo...

Extrañamente ningún defensor de la justicia comunitaria quiso pronunciarse para defender a la digna "raza" andina, y mencionar que éllos no se bajan los pantalones por unos pesos, pero resulta que pretenden ganar dinero cuando les han bajado los pantalones a sus niños... sigo esperando...

Bolivia Libre dijo...

Mejor que aquellos que viven en las ciudades de Bolivia se vayan acostumbrando, ya que estas “costumbres” van a ser “introducidas” en nuestros barrios ni bien pase la nueva propuesta de constitución. Vayan preparándose a recibir chicotazos por una u otra razón, esperando que los ajusticiadores no estén alcoholizados para que la cosa no pase a mayores.

Vayan acostumbrándose a que les digan que sus hijas se pueden casar con sus violadores como reparo a su violación por que dichos sujetos tienen “influencias” en la comunidad.

Vayan acostumbrándose a ver a sus mujeres trabajando doble jornal cuando sean castigadas a realizar trabajos comunitarios porque dicen que ellas trabajan la mitad de lo que trabajan los hombres, pese a que ellas responden que los hombres solo trabajan en la mañana, cuando no están mascando coca y que en la tarde se la pasan durmiendo su borrachera.

Todo esto le he visto con mis propios ojos y escuchado con mis propios oídos.

Don Juan de Sarco dijo...

Todo podría pasar cuando uun grupo de borrachis ignorantes decide las sanciones a los delitos y deciden quien es culpable y quien no.

Anónimo dijo...

pero hombre no sea tan hormonal, reflexione un poco en todo lado se tranza pues, y lo ironico de todo es que esto ocurre mas recurrentemente en las clases pudientes, donde las modelitos por evitar que se conozcan estos hechos prefieren recibir algo de dinero yo no digo que este mal o bien, estara en la conciencia de cada quien, solo digo que hay que tener cuidado de escupir al cielo.

Don Juan de Sarco dijo...

Anónimo: si estás de acuerdo con que tranzar es lo correcto es tu problema, pero en toda sociedad civilizada la violación tiene pena de cárcel con el principal motivo de evitar el daño a más inocentes.

quízás a tí te parezca que es escupir al cielo, a mí no.

Google