lunes, 11 de mayo de 2009

Muera el racismo, viva el fratricidio!

La nueva norma del gobierno indigena campesino marxista leninista y emulador del Jemer Rojo: azotar indígenas, amenazarlos de muerte y claro, impedirles visitar los feudos y republiquetas de hegemonía narco-cocalera-masista.

Quienes corren mayor riesgo de sufrir éstas agresiones son paradójicemente la gente que el gobierno dice proteger y en cuyos nombres actúa. Lo vergonzoso del asunto es que la t'ojpa de ignorantes masistas descarga su ira contra gente desprotegida, especialmente mujeres y hombres cómodamente inmovilizados.

Una cosa es cierta: el gobierno ha acabado con el racismo: ahora la violencia entre hermanos es la nueva forma de demostrar igualdad.

Sin duda para el MAS, el fanatismo político es una casua mucho mas loable para violar los derechos humanos, sin importar el color de piel.

Ave Evo.

3 comentarios:

Ramiro Valda dijo...

Las continuas incongruencias del gobierno y el extremismo en su accionar están socavando la tolerancia de la gente (a la cual el MAS aseguró proteger)… esto mismo marcará el fin de su ciclo… espero sea pronto.

Julio Aliaga lairana dijo...

Es complicado, porque ese sentimiento que el MAS exacerba está presente como parte de la cultura política preciudadana de una gran parte de la población. Por eso el mito masista prende y vive y, por eso mismo, construir futuro democrático se ve tan complicado a veces.

Don Juan de Sarco dijo...

Estimado Ramiro: no creo que sea incongruencia, al contrario, el gobierno está consciente de ello pero su slogan es uno y su fin es otro.

Estimado Julio: concuerdo plenamente, el MAS axplota ésas "cualidades" negativas de la sociedad y las fomenta y justifica, nunca orienta positivamente.

Saludos y gracias por los comentarios.

Google