lunes, 11 de mayo de 2009

¿Asilo?... ¿juicio justo?

Aquí el asunto no es si el gobierno del Perú -puede o no puede -y si -debe o no debe- brindar asilo político a tres ex-ministros del gobierno del archienemigo del movimiento al socialismo: el temido "Goni". El asunto es que un gobierno que presume el principio de inocencia de un acusado, está en todo el derecho a otorgar asilo a quien le dé la gana, más aún cuando los eventuales exiliados aún no han sido condenados.

El resto son sólo pataletas del presidente Evo Morales, quien al parecer se creyó sus ínfulas de mesías, por lo que nadie debería dudar de su palabra: quien es delincuente para él no tiene derecho a pedir un juicio justo, mucho menos a escapar de su destino, el cual es ser exhibido como trofeo de victoria del partido gobernante y la derrota del neoliberalismo fascista y ultraconservador.

Sin duda los acusados tienen mucho por qué responder ante la justicia, (La justicia en su término universal y no la justicia boliviana o mucho menos la justicia masista, que no son lo mismo), y lamentablemente un eventual juicio de éstas personas bajo las condiciones actuales de presión política propagandística corre el serio riesgo de convertirse en un circo enfocado únicamente a magnificar la imágen del acusador y con ninguna posibilidad de esclarecer los hechos e informarlos a la población.

Como ejemplo está el juicio a Sanchez de Lozada nada menos que por genocidio. Si la acusación fuera por lo que realmente fue (represión violenta derivada en la muerte de ciudadanos) ni Estados Unidos podría negar la extradición, pero el gobierno masista como siempre intentando magnificar sus luchas decide acusarlo de "genocidio" ante lo cual el país que hospeda al acusado advierte los motivos puramente políticos y no accede a la tan ansiada petición. Por otro lado, Evo Morales y otros dirigentes deberían estar obligatoriamente en la lista de responsables a ser investigados por las muertes de Octubre de 2003, ¿acaso se habrá olvidado Evo Morales que él envió gente a generar violencia?, ¿pensará acaso que ante la violencia el gobierno estaba obligado a no reprimir?, ¿continuará pensando que el gas por Chile era un motivo para enviar gente a morir?

El señor Evo Morales es la persona menos indicada para acusar a alguien sobre las muertes de 2003, siendo él uno de los responsables de la violencia cuyo objetivo era el golpe de estado para encumbrarlo en el poder. ¿Evo Morales también habrá olvidado que su gobierno otorgó asilo a dos acusados de secuestro y asesinato de la república del Paraguay, a pesar de su revocación de asilo, y que posteriormente ayudó a escapar?.

La impotencia y la frustración a la que llega el querido Evo al no conseguir sus caprichos hace que recurra como siempre al insulto, al discurso lastimero, y los repetidos insultos a la inteligencia del mundo entero... no se dá cuenta que una persona de la investidura del presidente no debería estar acusando libremente de "delincuente" sin pruebas ni juicios o comparaciones con G.W. Bush sin advertir las propias similitudes que el mismo tiene con ésta persona.

Cuando le llegue el turno de los juicios de responsabilidades y cuando escape a Cuba o Venezuela, veremos en qué queda su discursito de "falta de respeto al pueblo boliviano y a las víctimas de las masacres".

7 comentarios:

CUCHITA dijo...

O se es victima o se es victimario, la adiccion de morales a ser victima hace que ya nadie crea (a no ser los adoctrinados) nada de lo que sale de su boca.
Cada gobierno es independiente, que yo sepa nadie lo eligio el presidente de sudamerica.

Gevalher dijo...

Para mí sería risible todo el asunto si no viéramos las consecuencias de lo que les pasa a todos aquellos (¿Fabricano?) que osen pensar o actuar diferente de lo que Su Santidad Evo I desea o cree que ES.

¿Acaso no se da cuenta que de tanto odiar al George W. Bush está acabando justito como él?

Ah! gracias por agregarme a tu blog roll, la gentileza ya ha sido correspondida... Saludos...

Fuzzy dijo...

Querido Don Juan aunque esta muy bien todo lo que decís, bastaba con recordar que los gobiernos usan el principio de reciprocidad. Si Bolivia dá asilo político a un buscado por la justicia peruana, Walter Chavez, y encima niegan la extradición... solo podemos esperar lo mismo de los peruanos.

Un abrazo,

choquehuanca müller dijo...

Si Bolivia tuviese un Tribunal constitucional funcionando, un tribunal supremo no asediado, una fiscalía no ocupada por el gobierno, jueces independientes y un ejecutivo que cumple las leyes, incluso las que no les gustan, ningún gobierno se atrevería a dar asilo a los que se escapan de aqui. Lamentablemente pasa lo contrario. El abogado de Jorge Torres admitió ayer en "Que no me pierda" que el argumento que Torres dio para solicitar el axilio era que no era posible que en Bolivia fuera sometido a un juicio justo ni a un debido proceso. Aqui, cuando se emputan, te mandan a los encapuchados y eso afuera como que no lo terminan de comprender.

Don Juan de Sarco dijo...

Estimada Cuchita: tienes mucha razón, y cabe recordar que por ser presidente su verdad no es necesariamente la verdad absoluta, aunque quizás eso nunca lo comprenda.

Estimado Gevalher: concuerdo con Ud, Evo se parece cada vez más a Bush, aunque también a Stalin y Hitler.

Estimado Fuzzy: tienes razón, me había olvidado del tipo ése, como ves entre izquierdosos se dan asilo y ¿por que no entre neoliberales?

Estimado Choquehuanca: es precisamente la razón por la que no me escandaliza la fuga de esas personas, porque tener que escoger entre la inquisición o la fuga no presenta ningún dilema.

Saludos y gracias por los comentarios

Anónimo dijo...

Bueno, la verdad es que de igual forma debieron haber escapado los maricas socialistas durante las dictaduras, sabiendo que son culpables se fueron nomas porque pudieron, mientras los verdaderos que lucharon se quedaron a sufrir, asi es la politica tanto de neoliberales, y de sucialistas, todo es una mariconada asquerosa de propaganda y de lloriqueo

Anónimo dijo...

Esos sujetos volveran luego de unos años a mostrar su supuesto sufrimiento mientras vivian super bien asilados en otro pais, o escribiran libros y la historia dara nuevamente un giro, y la gente olvidara lo que hicieron, su soberbia, y demas cuando el poder los corrompia, y seran personajes publicos, y hasta llegaran al poder nuevamente, ese es el triste destino de Bolivia, el volver a pasar por todo una y otra vez

Google